Reseña: LA LUNA EN LAS MINAS

 

LA LUNA EN LAS MINAS, de Rosa Ribas,  Siruela ediciones:

Cuando supe que Rosa Ribas sacaba una novela sobre un hombre lobo, no pude menos que desear leerla con muchas ganas. Rosa Ribas es una autora que me tiene ganada, totalmente ganada. Con Don de lenguas me enganchó, con El gran frío me dejó totalmente sobrecogida y con Azul marino me mostró una autora muy madura, con una prosa exquisita y un estilo redondo. En las tres novelas, además, nos muestra personajes enormemente ricos, vívidos y reales desde el primero hasta el último, y para acabar de rematar la faena, la cantidad de capas de lectura, tanto sociales como humanas, además de la pura trama criminal, que subyacen en sus textos son tantas que sus obras son siempre candidatas a relecturas más atentas.

Tras las gratas experiencias que me había deparado la autora con su trilogía sobre la periodista Ana Martí, y viendo cómo había sido capaz de escribir una novela con un ambiente tan sobrecogedor como es El gran frío,  que yo catalogaría sin pudor en el género de terror, le tenía muchas ganas a esta novela. Y desde luego no me ha defraudado. Rosa Ribas creo que es la única autora capaz de escribir una novela sobre un hombre lobo en la que no aparece el lobo, sino que es el hombre el que importa, el hombre y también ese niño que aparece en los recuerdos de Joaquín, criado por su abuela en un pueblo del Maestrazgo en los años cincuenta. Todo el trasfondo social es el que prima, toda la angustia de un joven que no quiere ser lo que es, que se sabe maldito sin culpa alguna desde que nació. La angustia del emigrante, del extraño sobre extraño, del paria que lo es doblemente al huir a un país extranjero, con una lengua, unas costumbres, un trabajo y una gente totalmente extrañas a él. Lo que aflora en cada página son las relaciones humanas, la crueldad, el amor, la inmensa soledad de quien se sabe un paria, y por encima de todo, el honor y la responsabilidad de esa anciana que asume el ingente trabajo de domar a la bestia.

Porque Ximo, como lo llaman sus allegados, crece con la maldición, es consciente de ella cuando aparece, y lucha contra ella como puede. Ximo se nos desvela como un ser real, como una persona que podría ser cualquiera, y eso desgarra. Sobre todo contado por Rosa Ribas, con su prosa cuidada, con su vocabulario extremadamente rico, con sus niveles de lectura, con sus capas que se van deslizando por el texto y nos van desvelando una historia tan profunda como las minas a las que huye Ximo para esconderse de la luna, esa esfera plateada que cada 28 días desencadena a la bestia que habita en él.

Que nadie piense que se va a encontrar una novela de acción, de caza de la bestia, de degeneración. Es todo lo contrario. Es una novela bellísima y un canto a la humanidad que todos, hasta la misma bestia, llevamos dentro.

Ficha del libro aquí.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: